Natalie Portman, ¡impresionante!

 

 

nayeli aparicio reseñas¿Ya fueron a ver Black Swan? ¡Uf! Yo fui la semana pasada al cine y quedé con la boca abierta; me pareció un peliculón. Es una historia bien contada, que conjuga el drama y el thriller psicológico de forma soberbia, reuniendo excelentes actuaciones y una dirección impecable. Una cinta que podría no ser apta para cardiacos (si esperas ir a ver una historia bonita o un drama más bien simplón, mejor ahórratela) y que aunque al final deja algunas cuestiones sin resolver, conjuga la mayor parte de sus elementos de una forma excepcional.

     Los aspectos más engañosos y enfermizos de la naturaleza humana (la obsesión por la perfección, los miedos, los celos, la represión y la búsqueda de la liberación del yo) se abordan aquí, sumados a una situación de estrés llevado al límite y un trastorno de tipo esquizoide. Es por medio de una serie de simbolismos -que se ligan a la trama de la famosa pieza de “El lago de los Cisnes”- que podemos entender la transformación de Nina Sayers, el personaje que tan magistralmente interpreta Natalie Portman.

     El manejo de cámaras te hace meterte por completo a la trama, te envuelve y logra confundirte y por momentos hasta marearte. Darren Aronofsky echa mano de cualquier cantidad de movimientos rápidos y entrecortados, y consigue transmitir al espectador el temor, la ansiedad y la angustia tan bien retratados por la actriz, que se tiene más que merecida la nominación al Oscar.

     Pocas veces había quedado tan sorprendida por la cuestión del cambio físico en un actor de Hollywood. La preparación de Natalie Portman implicó una disciplina extrema, que le exigió entrenamiento desde un año antes de la filmación. Una rutina que incluía tres horas diarias de ballet, kilómetro y medio de nado, y ejercicios de tonificación por dos horas con un método desarrollado por los expertos del English National Ballet. Todo esto, claro, acompañado de una dieta especial y una entrega total, que dicho en sus palabras, la hizo “entender por primera vez cómo un papel puede atraparte tanto como para desprenderte de ti mismo”.

     Fue esta extenuante preparación la que le permitió realizar casi el 90% de las tomas de baile en la película. El hecho de que su actuación sea tan convincente, probablemente se deba al hecho de que su formación académica (Natalie estudió Psicología en la Universidad de Harvard) le aportó un elemento fundamental a la hora de comprender el perfil del personaje y delinear sus claroscuros. ¡Bravo!

 

Esta columna se publicó el viernes 11 de febrero de 2011 en el suplemento de Status Diario. La entrega de los Oscar se llevó a cabo dos semanas después, y yo me emocioné al ver a Natalie Portman llevarse su primera estatuilla.

Pero para el mes de marzo, su doble en la película, la bailarina Sarah Lane, declaró que la actriz de origen israelí sólo realizó el 5% de las tomas de baile y que era ella la responsable del resto. El novio de Natalie y coreógrafo de Black Swan, dijo que no era cierto, pero en mí la duda estaba sembrada…Bueno, de todos modos sigo creyendo que es una muy buena peli.

Escribir un comentario



Complete la tarea por favorJoomla CAPTCHA

Sígueme en  Facebook

Sígueme en Twitter


 

Contáctame

¡Me dio mucho gusto que visitaras mi página!

Puedes contactarme por medio de la página de contacto o sí prefieres, contáctame al teléfono: 2222373302