Jorge Bucay en el Congreso 11-11-11

El camino espiritual

jorge bucay escritor terapeuta

El famoso escritor y terapeuta argentino Jorge Bucay, estuvo en Puebla como uno de los ponentes principales del Congreso Despertar de la Conciencia, realizado del 11 al 13 de noviembre de 2011.

Ante una sala repleta, Bucay atendió con entusiasmo a la invitación de Rocío Benavente y Tere Rodríguez, y  ofreció la conferencia magistral titulada “El camino espiritual” .

 Hay que decir que para quien no lo ha escuchado o leído, la mera idea de poner a hablar a un argentino sobre espiritualidad podría sonar ya bastante chocante. Como que sumar lo “sencillito y carismático”, con la tentación -en la que cualquiera puede caer cualquiera- de adoptar una actitud de “iluminado” al abordar temas así, podría resultar en un desastre…

Pero no. La verdad fue todo lo contrario, pues el autor hizo gala de su sencillez y talento para contar historias. De hecho, comenzó aclarando: “El camino espiritual no es algo para lo que haya algo escrito, por eso yo no puedo hablar más de lo que me ha pasado en esta búsqueda. Así que nada tiene que suceder ni en ese orden ni de esa manera”.

Podemos entender muchas cosas por “ser espiritual”: explorar quiénes somos, poniéndonos en contacto con nuestro yo más interno; encontrarle sentido de vida, cuestionarnos de dónde venimos y hacia dónde vamos, y si existe o no un ser superior… Para Bucay se trata de descubrir aquello que es esencial en la persona; lo que somos más allá de lo que hemos conseguido ser. Conocer aquello que es genuinamente nuestro, “aquello que no podríamos  perder en un naufragio”.

Es difícil crecer

sin miedoSalvo  extrañas excepciones, dijo, no se llega a la espiritualidad de un día a otro. Es algo a lo que uno se acerca poco a poco. “Un día uno se da cuenta de que la vida no transcurre en un solo plano, que somos un punto en un universo grande. Y entonces uno empieza a desear recorrer y escalar ese plano para ver que hay más allá”.

¿Qué significa crecer?, preguntó Bucay a los asistentes. Y ante las voces que espontáneamente respondían en voz alta “¡Evolucionar! ¡Transformarse! ¡Ser mejor persona!”, se apuró a responder “Vean cómo tenemos muy arraigada una interpretación psicologista de las palabras. No decimos que un pastel evoluciona o que se vuelve mejor persona, ¿o sí? Lo que ocurre con esos ingredientes que  se ponen juntos bajo ciertas condiciones de temperatura, es que se expanden, es decir, desplazan sus fronteras originales”.

Crecer en el sentido de Desarrollo Humano, explicó, quiere decir lo mismo: que como persona pueda extender mis fronteras sintiéndome seguro. De lo contrario cuando no he crecido emocionalmente no me siento seguro de sentir.

No crecemos linealmente: uno aprende con el tiempo que el crecimiento que sirve más implica dar dos pasos para adelante y uno hacia atrás. En los momentos de crisis uno puede caerse y a veces esto implica echar una reversa para rectificar y aprender. “Entonces si caes no perderás todo lo conquistado, será un retroceso que te permitirá dar 3 pasos más adelante”.

“El individuo un día se da cuenta que de tanto explorar, equivocarse y avanzar, ha recorrido un buen camino. Al percatarte haces algunas piruetas y monerías para mostrar que “lo tienes”, pero -aunque la gente se maraville- sientes que todo lo aprendido no te alcanza, y te empiezas a preguntar si hay algo más… Y resulta que sí, que el plano donde estabas no era el único; que hay uno desconocido en donde hay todo por descubrir.”

Cuando esos momentos llegan es cuando uno tiene que elegir un rumbo para la vida. Puede ser tomar una decisión importante, enfrentar un duelo, comprender algo en tu relación con los demás. Hay que decidir pero al hacerlo las cosas no volverán a ser como antes. Se siente miedo y soledad pues no se sabe lo que depara “el otro lado”.

 crecer, germinarBucay contó una anécdota para explicar lo misterioso y maravilloso que es crecer. Platicó que Krishnamurti fue a Buenos Aires cuando tenía 10 años, y su tía y él fueron a verlo en una conferencia.

En medio de la charla, el escritor hindú lanzó a la audiencia la pregunta de preguntas: ¿Qué es la vida? Y a continuación se guardó una alubia en cada mano. “La vida es muy difícil de explicar en palabras", dijo Krishnamurti... Pero imaginen  cuál habrá sido la sorpresa de todos los que estábamos ahí cuando vimos que luego de 25 minutos, una de las alubias ¡había germinado!

“Pensé que era magia. En ese momento yo no tuve ningún momento de iluminación pero comprendí  ese día que la vida es un misterio”.

En busca de la paz interior

tepoztlan

De entre todas las interrogantes que el hombre se ha hecho desde el inicio de la humanidad, hay dos que hasta hoy sigue buscando responder: ¿Existe una vida más allá de la vida? ¿Existe un ser superior?

El argentino compartió su experiencia personal en torno a esta búsqueda, señalando un viaje a Tepoztlán como punto de partida: “Decidimos subir el cerro y una vez arriba, sentí una sensación que nunca había sentido, una serenidad tan grande que me hizo pensar: Este sería un buen lugar para morir.

“No tenía que ver con la belleza del paisaje, tenía que ver con algo más, pero no sabía con qué.  Bajé en silencio y en algún momento el guía que nos había acompañado a subir comentó que antiguamente la gente del lugar creía que los dioses te dan un número de palabras para decir y una vez que las has agotado, viene el silencio. Pensé que podía ser cierto.

“Después de esa experiencia, me quedé con ganas de vivir de nuevo esa sensación y quise viajar a lugares que otros me decían que tenían esta energía. Visité Chichen Itzá, la región de El Bolsón en la Patagonia argentina, la Isla de Pascua en Chile, Machu Pichu…

“Después de estar en muchos lugares, viajé a Jerusalén, una ciudad vieja, amurallada y conflictiva, en la que en un área tan sólo 300 metros cuadrados conviven los sitios sagrados de tres de las religiones con mayor número de fieles en el mundo: El Muro de los Lamentos (último vestigio del edificio más venerado por el judaísmo), la Piedra Negra de Mahoma (el gran tesoro del Islam, ubicado en La Meca) y el Santo Sepulcro de Cristo (lugar en donde según los cristianos tuvo lugar la Crucifixión y la Resurrección). Realmente fue una experiencia impresionante, tanto que mi fotografía sin flash en la oscura tumba de Cristo salió perfectamente bien. Fue como si en el sitio hubiera una luz especial.”

Descubriendo esa parte espiritual

Para cerrar su participación, Jorge Bucay nos compartió algunos consejos para ponernos en contacto con nuestro lado espiritual:

*Meditación: Meditar y rezar tienen mucho en común, excepto que en la meditación no dedicas el mantra a nadie más que a ti. Si crees, hacer oración a un Ser Supremo y agradecerle lo que te da y lo que no te da, también te regala mucha paz.

*Practicar el silencio: Decía Lao Tse que las personas se disfrazan con las palabras, y se desnudan en el silencio. Guardar silencio nos ayuda a escuchar a los demás y escuchar nuestra voz interior.

*Desapego: Aprender a depender menos de lo material. El problema no es tener y disfrutar de las cosas, sino saber que puedes ser feliz sin ellas.

*Salir de la identidad: El yo es una construcción, cuando uno deja de autodefinirse diciendo “Soy de este modo y no puedo cambiar” o “Siempre he sido así”, deja de encarcelarse y limitarse.

"Una vez que uno se adentra en este mundo espiritual, comienza a preocuparse por las cosas que de verdad importan, hace un lado las prisas, valora más a los que le rodean, reconquista la risa y el humor, y aprende a ser más agradecido. Dejemos de pensar en lo que nos falta, alegrémonos y demos gracias por lo que tenemos, y ayudemos a los demás. La mayoría del tiempo hay alguien que te sostiene, mantente atento para apoyar cuando alguien necesite ser sostenido..."

“Y si estás en el momento y en el lugar indicado con el corazón abierto, vas a poder descubrir y encontrar mucho más allá de la superficie de las cosas.”

HEADER  

 
05 Dic
0 ROCIO BENAVENTE
HOLA NAYELI
Lei, tu articulo y solo me queda agradecer tu atencion y apoyo, la vida me ha enseñado que cuando algo se quiere se logra y para mi lo imposible es posible asi que nos vemos a lo largo del 2012, con varios eventos para llegar al CONGRESO 2012, y pa pronto invito a todos tus lectores participen en el cierre de ciclo 9,10 y 11 de dic. informes pagina www.rociobenavente.com tel 5096101 y 1872860
y te reitero mi afecto y tu deferencia al mnecionarnos en tu articulo.
Quote
 

Escribir un comentario



Complete la tarea por favorJoomla CAPTCHA

Sígueme en  Facebook

Sígueme en Twitter


 

Contáctame

¡Me dio mucho gusto que visitaras mi página!

Puedes contactarme por medio de la página de contacto o sí prefieres, contáctame al teléfono: 2222373302